sábado, 14 de mayo de 2016

Mi opinion Nº 22 Oye, morena, ¿tú qué miras?

 
 
 
 
Hola, soy Coral. Siempre fui una romántica empedernida, hasta que el género masculino me rompió el corazón. Después de varios desengaños, os juro que me dije a mí misma que no iba a permitir que nadie más me hiciera daño. ¡Qué bonito es el amor, pero menuda mierdecita es sufrir por él!
Hoy por hoy me considero una mujer relativamente feliz. Trabajo como repostera, tengo unas amigas increíbles y una preciosa hija a la que adoro. En cuanto al temita hombres, lo único que pretendo es disfrutar de un sexo divertido con ellos y poco más. Sin embargo, debo confesar que hay uno que hace que se acelere mi atontado corazón cada vez que lo veo. Se llama Andrew y es el jefe de seguridad de las giras musicales de mi amiga Yanira.
Andrew es un bomboncito alto, de ojos oscuros, moreno y terriblemente atractivo. Y si a eso le sumas que conduce una moto y que tiene ese puntito canalla en su mirada que me vuelve loca, ¡ni te cuento! Pero Andrew es esquivo en lo que se refiere a las relaciones amorosas, y eso me hace pensar que a él también le partieron el corazón y que por eso nunca repite con la misma mujer.
Repetir, repetir, yo no le voy a pedir que lo haga conmigo, pero cuando nuestras miradas se encuentran, una extraña corriente se genera entre nosotros, y eso me inquieta y me hace pensar en si realmente repetiremos algún día
 
 
 
Es previsible, tanto en la historia como en los personajes y sus reacciones, están el chico, la chica, la niña, los amigos, los hermanos la madre, la abuela, los animales, la petarda de turno, las canciones... no falta nadie, ni nada, es entretenido, pero no para tirar cohetes, si para pasar el rato. Lo cierto es que hasta mitad de libro no consigui disfrutarlo, la primera parte es muy repetitiva, sinceramente no era lo que esperaba, no puedo decir que me desagrado completamente pues mentiría, sin embargo esperaba muchísimo mas
 
 
3 de 5 Regular